Previsualizar
ANALIZANDO UN PROCESO OLÍMPICO

CUANDO LA ARGENTINA LOGRA LA SEDE DE LOS JUEGOS OLíMPICOS DE LA JUVENTUD EN JULIO DEL 2013, COMENZó UN DISEñO DE UN PLAN ESTRATéGICO DE PARTE DEL ENTE NACIONAL DE ALTO RENDIMIENTO (ENARD) CUYO OBJETIVO ERA CLASIFICAR LA MAYOR CANTIDAD DE ATLETAS A N

El objetivo claro del programa era claro:

  1. Transformar la cultura del alto rendimiento deportivo.
  2. Producir cambios estructurales en nuestro sistema deportivo.
  3. Desarrollar deportes estratégicos.

El primer paso comenzó 53 meses antes de los juegos con un programa de selección de talentos a través de una batería de test que se tomaron a lo largo y ancho de nuestro país, con la idea de detectar los potenciales físicos y la inclinación deportiva que cada joven podía tener. El objetivo de esta etapa era:

“Identificar un grupo de jóvenes con facultades excepcionales y alto potencial para integrar la Misión Argentina en los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018”.

Esta etapa se extendió por 14 meses aproximadamente y arrojó una cantidad de jóvenes detectados por un percentil en función de su aptitud física. A ese percentil se lo asociaba con la elección de los deportes de preferencia que habían elegido los jóvenes y esos datos se enviaban a las federaciones.

Paralelamente se nombra un Director Técnico Nacional (DTN) que debe armar un grupo de trabajo según características de cada deporte; los cuales llevaran a cabo el Programa de su deporte con el aval de la Confederación respectiva.

De esa primera etapa el Atletismo recibió un número de Jóvenes con aptitudes muy curioso, 2.135 jóvenes habían tenido como primera opción deportiva el Atletismo, pero de ellos 2037 eran varones y solo 98 eran mujeres. De esos Jóvenes se sacó una cantidad de 100 aproximadamente que fueron re testeados, e invitados a incorporarse a lugares donde se desarrollaba el Atletismo para que se desarrollaran y pasaran al deporte Federado.

La Confederación Argentina de Atletismo, paralelamente al trabajo del Enard,  apoya el trabajo del grupo 2018,  y desarrolla su plan estratégico de trabajo a través de la Comisión técnica, con la idea de potenciar las categorías de formación (U14-U16) que estaban olvidadas con solo 153 Jóvenes dentro del sistema Federativo y mucho más de 5000  fuera del mismo.

CUMPLIENDO ETAPAS

Llegando al inicio del año 2015, comienza en el plan del Enard, las distintas etapas del plan estratégico con objetivos diversos para cada una de las etapas. Esas etapas, cuatro en total, marcaba el camino que se debía seguir para poder llegar a los juegos. El objetivo clave era:

“Desarrollar la capacidad de rendimiento de los jóvenes seleccionados hasta el nivel óptimo-funcional para cada segmento etario y especialidad deportiva”

El Programa de la Confederación paralelamente, incluye colocar responsables por categoría y áreas que dependen de la Comisión técnica y potenciar los Campeonatos Nacional U16 y crea el Festival U14 por combos (grupo de pruebas diversas obligatorias) como las Copas de Clubes, las cuales aumentan notablemente su participación motivados por los Juegos Olímpicos y el seguimiento que comienzan a realizar en conjunto entre la Confederación y el grupo 2018. En esa primera etapa de 153 Jóvenes que estaban en el sistema Federativo se pasó a 1170 jóvenes inscriptos (764 % aumento).

El grupo 2018 comienza a realizar un seguimiento de esos Atletas y brindar apoyo a Entrenadores, en cuanto a capacitación y apoyo de viajes para poder potenciar sus capacidades. Vale decir que de esos 1170 Jóvenes que se seguían ninguno quedó de la primera etapa de detección de talentos.

Como cualquier proyecto estratégico, tanto el Enard como la Confederación debieron ir variando sus objetivos estratégicos en función de las evaluaciones del mismo y las situaciones externas emergentes que obligan a modificar ciertas expectativas.

Los Atletas que se seguían estaban en una plataforma de Enard donde constaban los datos de los mismos con sus entrenadores, y el grupo se encargaba de pasarlo a la etapa siguiente en función de ir cumpliendo las expectativas que estaban previstas para cada etapa.

En el año 2016 la Secretaria de Educación Física Recreación y Deporte de la Nación lanza el plan de Escuelas de Iniciación Deportiva (EIDE), un plan Federal con amplia participación de la Confederación en cuanto al diseño de su propio desarrollo y una apertura a las Federaciones y Secretarias Provinciales para ser parte del mismo. Este programa también estimulo la enseñanza de nuestro deporte en todo el país; como permitió ocupar nuevos recursos humanos en función de un proyecto en principio social pero con la idea que parte de esos jóvenes comiencen a pasar al sistema Federativo.

Es por ello que para el año 2017 nos encontrábamos en la Fase 3 con 170 Atletas con potenciales condiciones de seguir el camino. Algunos estaban desde el primer momento pero otros, se fueron sumando en la medida que comenzaban a destacarse en los distintos eventos Nacionales.

Los Jóvenes nacidos en los años 2001 y 2002 estaban motivados para seguir este camino a su participación Olímpica. Pero en el camino se realizaron dos campeonatos Sudamericanos (2016-2018) y un Juego ODESUR (2017) en donde los mejores valores estuvieron presentes adquiriendo roce Internacional y observando el desempeño en competencia en eventos de Nivel Internacional.

En la última etapa a fines del 2017 ya 62 Jóvenes estaban inmersos en este camino, los cuales en función de su evolución tuvieron oportunidades de campamentos Nacionales, Internacionales y competencias fuera de nuestro país.

El inicio del 2018 nos encontró con un grupo reducido de 12 a 15 Jóvenes a quienes el Grupo 2018 continuaba apoyando consensuando a través del Director Técnico Nacional y el Enard los pasos a seguir con esos Jóvenes.

Así llegamos al sudamericano en Cuenca en este 2018, última oportunidad para clasificar en función de las plazas por continente, en donde el ranking panamericano sería el que marcaría quienes representarían a sus Comité Olímpicos y se transformarían tempranamente en Atletas Olímpicos.

Logramos 12 Atletas con índice para Clasificar a los Juegos Olímpicos de la Juventud, 7 Atletas que ingresan por cupo, Nazareno Sasia (Bala); Lazaro Bonora (Disco); Julio Nobile (Martillo); Agustín Osorio (Jabalina); Pablo Zaffaroni (Garrocha); Luciano Mendez (Triple).

Eso nos dio como consecuencia 2 medallas una de Oro Sasia y otra de Plata (Osorio) más muy buenas actuaciones individuales.

CONCLUSIONES

Sin duda el Programa 2018 marcó un momento importante en nuestro deporte ya que aporto recursos al desarrollo deportivo de un grupo de Jóvenes y también de entrenadores que con disposición pudieron mostrar su capacidad. Pero hay algo invisible que mostró el programa que fue la motivación con que todos los actores (Atletas, Entrenadores, Federaciones, Familias, etc.) se alinearon tras la idea de pertenecer de una ú otra forma a la historia del mundo olímpico y sobretodo de una ocasión única, nuestros primeros Juegos Olímpicos realizados en nuestro país, los terceros de estos Juegos de la Juventud.

 Singapur nos recibió en el 2010, con 5 Atletas clasificados (Federico Bruno, Leandro Monje Cerino, Brian Toledo, Belen Casetta y Betzabé Paez), una medalla de Oro Brian Toledo con 81, 78 nos dio una alegría grande. Pasaron 4 años y Nankín nos recibió con 3 Atletas (Daniel Londero; Micaela Levaggi; Julian Pereira);  y llegamos al 2018.

Un proceso distinto, un Juego Olímpico con un programa que por primera vez se sostuvo durante 4 años, y marca que al final de la etapa, el Atletismo Argentino logra 12 Atletas con índice para participar de los Juegos según las plazas asignadas por la IAAF,  y que el Comité Olímpico Argentino habilitará 7 plazas para ser ocupada por esos 12 Atletas según su nivel de posibilidades de acuerdo al Ranking de la IAAF. Dos medallas una de oro y otra de plata marcan un excelente resultado.

En todo plan estratégico hay cosas por mejorar, eso nace de la evaluación que sufre cada plan en cada una de sus etapas y en el final del mismo. Esta es una etapa de evaluación y re formulación de nuevos objetivos y articulación de cambios.

Estimamos que los resultados son muy importantes; quizás fundamentales, pero en estos Juegos Olímpicos de la Juventud sea más saludable hablar del proceso, porque solo medir lo hecho en esta edad por una medalla olímpica nos apartará de ver la evolución que los juegos le brindaron al Atletismo. Es por ello que podremos inferir:

  1. La importancia de continuar con programas a largo plazo con apoyo económico y fuerte participación en la toma de decisiones de las Confederaciones Nacionales.
  2. Poner el acento en programas Federativos donde la captación surja desde el propio deporte y no de programas aislados que dilapidan recursos y tiempo dentro de un proceso corto.
  3. Discutir con las Confederaciones Nacionales un plan que de continuidad, que mejore este proceso que sin lugar a duda ha marcado por todo lo dicho un éxito, independientemente del resultado final.

Tenemos mucho por hacer, termina este proceso, pero paralelamente comienza otro; que nos lleva al 2022; pero en realidad lo más importante de esto es que se cumpla la misión para lo cual la Confederación fue creada que es promover y fomentar el desarrollo del Atletismo en todo el país proyectando Atletas a nivel Internacional, con la idea de transformarnos poco a poco en una potencia respetando los valores que encierra nuestro deporte. Nada de eso se logrará si hoy no estamos analizando lo que pasó para comenzar a construir otro futuro.

 

LIC. Omar A. da Silva Henriquez